Celulítis Precoz (aporte de nuestra directora)

Celulitis precoz: Cuestión de hábitos (09/09/2007)

En un período complicado del crecimiento, en que la aceptación del cuerpo es clave para forjar una autoestima saludable, las adolescentes deben sumar a sus ya exigidas existencias la poco estética piel de naranja. Lo peor de todo es que ahora aparece más tempranamente. Sepa por qué.

Faltan pocas horas para salir a la fiesta del colegio, Paula sus tres amigas deciden arreglarse juntas en la casa de la primera, que tiene una pieza gigante y un buen espejo de cuerpo entero para probarse la ropa que usarán en la noche.

Es un rito ineludible y demoroso. Primero la ducha con lavada de pelo incluida, luego el desfile en ropa interior y el intercambio de comentarios. Las que están más contentas con su cuerpo se pasean desinhibidas, pero hay algunas que se muestran más pudorosas. La causa… pequeños rollos en la cintura o piel de naranja en los muslos.
¿Celulitis? ¿Y a los 15? Es un hecho que constatan los especialistas. Las niñas a partir de los 11 años están cada vez más afectadas por la celulitis precoz, específicamente la del tipo blando o difuso (que, a diferencia de la dura o limitada, es más notoria), causada por una acumulación excesiva de grasas, líquidos y toxinas en el organismo. El estilo de vida es el principal detonante: una chica que come alimentos “chatarra”, es sedentaria y tiene algún grado de obesidad es la candidata ideal para padecerla.

Y si de sobrepeso se trata las cifras dan la señal de alerta. Esta situación se ha triplicado en Chile en la población de niños y jóvenes. Si en la década de los 60 era del 5% entre los 6 y 19 años, en el 2002 alcanzó al 16%.

“Ha habido un boom importante de comida chatarra, lo cual podría explicar la aparición de este problema en personas más jóvenes, pacientes con algún grado de obesidad o sobrepeso, que a esta edad podrían empezar a visualizar celulitis. Apuntando a los adolescentes, yo diría que la causa es esa: la forma de vida”, afirma Pablo Contreras, cirujano plástico y director de la World Laser Klinik.

La dermatóloga docente de la UC Emilia Zegpi apunta: “En general el cuadro se presenta después de la pubertad, debido al alza de estrógenos y progesterona, pero además hay factores genéticos, hormonales y de hábitos de vida como sedentarismo y mala alimentación”.

La llegada de la primera menstruación es el principal gatillante de la celulitis en la mujer. Esto, porque los estrógenos se encargan de aumentar el contenido de grasas en el organismo para así marcar los caracteres sexuales secundarios femeninos (caderas, busto…) y mantener el periodo menstrual regular. En pocas palabras, todas son candidatas a la temida piel de naranja. La clave es prepararse desde antes para evitarla.

Otro factor importante que interviene en su aparición es el aumento de toxinas: contaminación ambiental, fumar o consumir alimentos con un alto porcentaje de aditivos químicos influye. “Las toxinas de algún modo se acumulan en el tejido conjuntivo, en la dermis”, comenta la cosmetóloga Patricia Bernal, y por ello “resulta esencial no vivir en ambientes muy intoxicados, con humo de cigarrillo por ejemplo”.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *